Mi primer viaje: Río de Janeiro, Brasil.

Octubre 31st, 2016 / by / in: Viajes / No responses

No tuve la oportunidad de viajar a otro país cuando era pequeña, no era prioridad para mis padres o quizás no tenían los medios para hacerlo. Pese a esto, recuerdo que a ellos les gustaba llevarnos a conocer distintos pueblos y ciudades cercanos a donde vivíamos y nunca faltaba panorama de fin de semana para salir a explorar un nuevo lugar. Creo que esto, despertó en mí la inquietud de querer siempre conocer algo nuevo.

Comencé muy tarde a viajar a otros países, pero creo que por un lado fue muy bueno. De seguro si hubiera ido más joven, mi finalidad de viaje hubiera sido solo irme de fiestas sin disfrutar de cosas más importantes. Ahora, un poco más consciente puedo reconocer y disfrutar de las emociones que se despiertan en  las distintas culturas que uno va conociendo. Las costumbres, paisajes, rincones, personas, comidas, la forma de vivir, etc. Sin duda, para mi es la mejor experiencia de vida. Y ojo que esto no lo digo sólo cuando viajas a otros países sino también en tu propio país puedes sorprenderte. Tengo la suerte de haber nacido en Chile, un largo país que de norte a sur puedes descubrir distintas costumbres y muy diversos paisajes.

Tenía 30 años cuando me subí por primera vez a un avión y en 5 años me puse al día recorriendo  15 países, siempre con una motivación infinita de conocer 100 más. Por eso, nunca es tarde y nunca pierdas el sueño de viajar.

Así que CONSEJO: deja de ahorrar para comprarte un auto o cambiarlo por uno más grande, deja de ahorrar para cambiarte a una casa, para comprarte un departamento, el mejor Mac  o el último iphone, deja de sacar nuevos títulos y vivir para trabajar y comienza a ahorrar para tener tus mejores recuerdos de la vida.

Mi hermano, con el que vivía, y  que en ese tiempo veníamos los 2 de terminar relaciones de pareja, me dijo  ¿y si vamos a Brasil? En una semana ya teníamos los pasajes y todo el itinerario listo, así que partimos. Aún recuerdo lo nerviosa que estaba antes de que el avión despegara, me sudaban las manos y mi panza sonaba de puros nervios.

Nuestro viaje a Brasil fue precisamente a Rio de Janeiro, que se caracteriza por ser una ciudad muy energética, radiante y alegre. Me encantó la gente, la buena onda, la playa,  el poco pudor, y cómo viven cada día: “felices”.

Los días fueron de mucho caminar por el centro y  por las playas de Copacabana, Ipanema y Leblon, tomar caipiriñas, probar distintas comidas típicas, disfrutar del sol y la arena y compartir con personas que encuentras en el camino. Nos quedamos en un departamento a dos cuadras de la playa de Copacabana así que nos daba tiempo para recorrer muchos lugares caminando.

Los imperdibles:

  • Es maravilloso recorrer la Laguna de Freitas en bicicleta.
  • Ir al Jardín Botánico de Rio, impresionante!
  • Subir al Cristo Redentor en el cerro Corcovado y a Pan de Azúcar (esto los hice en un tour)
  • Ver el atardecer en Roca Arpoador (entre Ipanema y Copacabana)
  • Ir durante todo el día a Santa Teresa, almorzar allá, recorrer.
  • Disfrutar del Barrio de Lapa donde están los famosos Arcos de Lapa. Al atardecer se pone muy entretenido.
  • Ir al estadio de Maracaná.
  • Pasar por el Sambódromo.
  • Ir al bar La Garota de Ipanema a escuchar bossa nova.
  • Las noches son exquisitas para salir a comer o tomarse una caipiriña o unas cervezas en cualquier lugar.
  • Y por supuesto disfrutar de sus exquisitas playas.

Agregar un comentario